El Trifle aunque significa algo así como “cosa de poca importancia” es uno de los usos mas sofisticados que puedes dar a los recortes de pastel.  Está compuesto de una capas cuidadosamente dispuestas de frutas, algún tipo de natilla o crema, trozos de pastel y cualquier otra mezcla que quieras.

Ingredientes

300g. de frutos del bosque (yo he usado frambuesas y arándanos)
125g. de torta triturada
250ml. de nata para montar con un mínimo del 35% de materia grasa
35g. de azúcar glass
115g. de queso crema
75g. de mantequilla sin sal
15ml. de leche
10ml. de zumo de limón
15g. de azúcar blanco

 

Elaboración

Comienza preparando la torta, tritúralas con la ayuda de una picadora o bien, en una bolsa tipo zip y aplástalas con un rodillo. Reserva.

En un bol pon la mantequilla a temperatura ambiente, textura pomada y añade el azúcar. Bate hasta que quede bien mezclado en una crema homogénea. A continuación ve añadiendo poco a poco el polvo de torta y mezcla hasta que quede totalmente integrado y con un aspecto como de arena mojada. Precalienta el horno a 170ºC con calor arriba y abajo.
Prepara una bandeja de horno con un papel vegetal. Coloca por encima en una capa fina y bien extendida la mezcla de galleta que has preparado anteriormente. Hornea durante 5 minutos. Mientras tanto monta la nata con las varillas eléctricas. La nata debe estar bien fría para que monte mejor.  Te va a quedar muy cremosa pero no montada firmemente porque no vas a añadir azúcar, pero es la textura que necesitas para este postre.
En otro bol mezcla el queso crema con el azúcar glass. Cuando esté bien mezclado añade el zumo de limón y la leche y sigue mezclando. Ahora es el momento de añadir la nata montada. Con la ayuda de una espátula mezcla con movimientos envolventes para que no pierda demasiado volumen y quede una crema con cuerpo.

Ahora vamos a presentar los vasitos para llevar a la mesa. Coloca en el fondo unas cucharaditas de la tierra de torta que has preparado. A continuación añade una capa de crema y por encima una capa de frutos del bosque. Alterna las frambuesas y los arándanos. Cubre la fruta con otra capa de crema y decora con unos frutos del bosque y unas hojas de menta o hierbabuena.

Fuente: este post proviene de La Cocina de Enloqui, donde puedes consultar el contenido original.